jueves, 22 de enero de 2015

EN LA HUERTA DE LA CASA. Lecciones para mí. I.

I. 
Elementos de Semiótica Poética.
Hic et nunc o la inmanencia semiótica.
Otto Ricardo-Torres

Si digo Lecciones para mí es para no lastimar las conciencias de los que tienen asegurada su formación teórica con la cual se desempeñan, tanto en la apreciación reflexiva como en la realización de sus propios textos artísticos. Sin embargo, los que deseen arrimarse a la mesa, sean bienvenidos a partir el pan en familia.
Diré conceptos tomados de autores, así como apreciaciones personales, inclusive al lado de los primeros. Ningún autor honorable se ofenderá si uno le hace uno que otro “remiendo” a sus ideas o categoremas, pues como yo lo entiendo, y sin dejar de reconocer los créditos, el conocimiento es del camino, no del caminante.
La idea de la inmanencia, expresada en la categoría latina HIC ET NUNC, aquí y ahora, está en los fundamentos de la semioticidad y, por ende, de la Semiótica Poética. Muchos la emplean, en especial los que pertenecen a este sistema epistemológico-crítico de la Semiótica Poética o también llamada Poetología. Para abreviar, HEN: (HIC ET NUNC).
Haré, en lo posible, comentarios en desorden, a saber:
• HEN traduce que lo que importa es el texto, lo que el texto dice o quiere decir, no lo que el autor externo dice o quiso decir. Por ello, se distingue entre autor empírico, el externo, el de civil, o “autor hombre”, en la terminología de Michael Riffaterre, y el autor implícito, el que ha realizado la criatura o texto poético, o el “autor palabra”, también según MR. Según esto, un mismo autor se crea o transforma, “se otra” o hace otro, en cada criatura poética que realiza: Al crear, se crea él mismo. Por ello, un mismo autor empírico puede ser varios autores-poeta, según el tipo de criaturas artísticas logradas por él. También según esto, no es procedente pedir que la obra guarde relación de identidad, ni con la realidad objetiva circunstancial y externa al poema, ni con la vida misma del autor. Si hubiere identidad, no habría creación, ni, por lo tanto, poema u obra artística. Y esto vale también para la lengua general.
• Para advertir todos los aspectos de la especificidad artística atrás enunciados, se postula el categorema de la inmanencia, HEN, estar en el aquí y en el ahora de la criatura artística que observamos, a efecto de hacer el esfuerzo de percibirla a ella lo máximo posible, y no evadirnos a consideraciones contenidistas de tipo filosófico, político, sociológico, telúrico, biográfico (la “ñero crítica”), etcétera, dejando la literaturidad de la obra a un lado. Por esta razón, se considera que en la percepción semiótica artística, importa primordialmente CÓMO SE DICE LA OBRA, antes que el QUÉ DICE. Esto es cuestión de prioridad, no de exclusión: Al mirar con detenimiento la forma expresiva, esta nos irá dando su respectiva forma del contenido, de modo que esta, la forma del contenido, por virtud de esa prelación metodológica, estará subordinada estricta, específicamente, a su respectiva forma de la expresión, o sea, al CÓMO SE DICE. Con esto, se busca evitar la especulación, la generalización presunta pero falsamente culta o erudita.
• Mirada la obra de ese modo, una vez examinada en su especificidad inmanente, o sea, hic et nunc, es llegado el momento para apreciar las ventanas contextuales que abre el texto, poema o criatura artística (poética).
• Se considera que el contexto es parte integrante del texto, pues no hay texto sin contexto, ni contexto sin texto. Y esta será la siguiente unidad de estas LECCIONES PARA MÍ, la del CONTEXTO.
Casa Esenia, agosto 25 del 2014.

No hay comentarios: