viernes, 8 de abril de 2011

Mouni Upanishad. Canción para iniciar el sendero


A mi Maestro
con máxima devoción.

Y dijo El Maestro:

1
“Una lágrima te acompaña y trae a Mí.
Así vienes del llanto al amor, del amor a la belleza.
Ven. Entra conmigo al Templo.

2
Así me encontrarás, andando tú solo,
solo en todo.
Procura, pues, callar.

3
Andar tú solo en todo es ir por el seno del silencio,
como por debajo de la arboleda.
Ir en silencio es el andar solo que debes empezar a cultivar.
En él oirás El Canto, tu canción, cuando estés solo.
En el seno de ese follaje de silencio y soledad, brillaré, me verás,
cuando las sombras de las cosas, los seres, las palabras, hayan enmudecido.

4
Allí es entonces El Reino.
En ese país celeste vivo yo, La Casa. Tu destino estelar.
Cuando uno queda y anda solo,
solo entre los demás y en uno mismo,
se han levantado ya los velos,
y flamea la pura transparencia.
Es el umbral, la iniciación en el sendero de los astros,
el borde del mundo.

5
Irás por el sendero de El Reino.
En El pondrás silencio en tu palabra, en la mirada;
silencio en el pan que yo te doy, en el milagro;
silencio en los riesgos y en la risa, en el sueño y la vigilia.
Silencio en el silencio.
Es el ademán, la clave para ingresar al sendero,
la manera de ir.

6
En este grado, la palabra de paso es callar.
Lo que tuvieras que decir, ya lo dirás en su momento y en su modo.
Entonces, después de haber vencido la prueba,
la palabra será tu salario. En ese caso, serán mías las palabras de tu boca,
mías en ti.

7
Sabe, pues, que al ingresar en la transparencia,
el tú de ti, la piel, debe quedar también en el umbral,
cual sandalias. En El Templo vas desnudo y descalzo,
apenas vestido con tu alma,
túnica blanca cristal.
Así vas y asciendes
con los ojos abiertos,
los dedos sobre el labio.

8
En verdad, El Sendero es El País de La Luz.
Por donde irás, pasarán todos, hemos pasado todos.
La esencia te ha estado madurando
como El Canto a la voz.

9
Partirás un día, oh eterno, oh infinito caminante.
Y todo será más claro cada vez.
Yo iré a tu lado, contigo, en ti,
hasta ser uno camino y caminante.
Vamos”.


Otto Ricardo-Torres
Casa Esenia, ca. 1985.

No hay comentarios: